El Emprendedor, Un Gran Guerrero

Publicado el 4 febrero, 2021 El Emprendedor, Un Gran Guerrero 1

 

A mi hermano a quien admiro y me incentivó a lanzarme a este mundo del emprendimiento … a mis grandes amigos y socios de negocio, con quienes hemos compartido en este camino de construir sueños, liderar equipos y para todo aquel emprendedor que hoy esté atravesando por un momento de estrechez.

En el camino del emprendedor, muchas veces la adversidad se presenta con mayor frecuencia de lo esperado, generando momentos de dificultad. Es allí cuando de pronto nos vemos impulsados a sacar nuestra mayor tenacidad nutriéndonos de la fuerza de nuestro equipo de trabajo para juntos cumplir esos sueños que nos unen.

¿Qué hacer para atravesar esos momentos difíciles y alcanzar nuestras metas?

A lo largo de nuestro camino, los emprendedores hemos sido llamados a aceptar dificultades con ingenio y pocas herramientas. Orgullosa me siento de ver que muchos de nosotros hemos logrado evolucionar o hacer crecer nuestros negocios, renovando incluso nuestros servicios durante esta pandemia. Innovando; dejando atrás antiguas formas, para volcarnos hacia nuevas maneras de hacer las cosas

Y es en este devenir en el que de una cosa puedo estar segura y es que los emprendedores hoy somos grandes guerreros, pudiendo afirmar que casi de manera natural e instintiva sobrepasamos la estrechez cuando esta se hace parte de nuestras vidas.

La respuesta a nuestra pregunta -puede sonar sencillo- pero la encontramos en nuestra capacidad de conectarnos con el pasado. Con nuestras historias, con nuestras experiencias fallidas, con aquellos momentos de dificultad, incluso con aquellos sobre los cuales percibimos no tener memoria.

“Todos los seres humanos atravesamos de la angustia de un estrecho canal de parto a la luz del nacimiento y la vida. Recordar que hemos podido superar la estrechez desde nuestros primeros momentos de vida”, nos dice el monje budista David Steindl-Rast en una de las escenas más conmovedoras del documental Del Estrés a la Felicidad. ¿Será esa misma naturaleza aguerrida la que nos empuja por nuestros propósitos cuando estos son lo suficientemente valerosos?

Sobre ese algo que nos grita fuerte ¡vamos otra vez!, nos habla la política y activista estadounidense Stacey Abrams en su charla en Tedwomen 2018, donde recuerda uno de los momentos de mayor dificultad de su vida, cuando fue ignorada fuera de la residencia del gobernador de Georgia cuando era adolescente.

Para Abrams, todos los logros que hoy ha alcanzado tienen su origen en aquel hecho en la mansión del gobernador. «El único recuerdo claro que tengo de ese día es el de un hombre de pie ante el lugar más poderoso de Georgia, mirándome y diciéndome que yo no pertenecía allí». Y así decidí, veintitantos años después, ser una persona que abriera puertas”. Hoy Stacey Abrams es una de las mujeres más influyentes en la política estadounidense, siendo catalogada como una de las principales responsables del triunfo del presidente Joe Biden, por su tenacidad y trabajo incansable para movilizar el voto demócrata realizado en los últimos 10 años.

Bendita energía es esa que me anima a darlo todo cuando las cosas no marchan bien; la misma con la que nos habla Abrams; la necesaria para mantener vivos aciertos y fracasos. La que se mantiene erguida fuerte, con un ancla de sabiduría en el pasado y con la vista fija mirando el futuro. Es la que quisiera siempre para mí y para todos quienes hemos coincidido en este aventurado andar en el que demostramos nuestra naturaleza en cada nuevo nacimiento. ¡Porque cuando tenemos un propósito sí podemos con el estrecho canal de la vida!

Y si me lo preguntan, claro que me canso en este ir y venir. Cansarse es algo natural del ser humano; acepto desde este punto que me agobio, pero siempre hay algo en mi día que me hace levantarme y decir, ¡VAMOS! Ese algo son esas pequeñas cosas que nos hacen detenernos ante un día abrumador para ver y recibir lo bueno. Me refiero a simplemente aceptar la invitación de mi hija a acostarme en el pasto para ver las estrellas u oler mi café favorito en las mañanas. Es muchas veces una palabra, otras veces un momento en el que compartes con tu equipo de trabajo, un amigo o ayudas a quien lo necesita.

Lo mejor de todo: esos momentos son gratuitos y para el alma valen millones. Ver la sonrisa de esa persona especial, hacer ejercicio y lograr llegar a la meta, recostarte y ver una película que te divierte, hacer tu platillo favorito, aprender algo nuevo; tener reuniones donde se logren ideas innovadoras. Es grandioso cuando lo ves y lo recibes. Y es simplemente el hacerme consciente de ello lo que me da fuerzas para decir ¡sí podemos!

Fuente: https://www.linkedin.com/pulse/el-emprendedor-un-gran-guerrero-gloria-patricia-sanchez-bola%25C3%25B1os/

Anterior La Tecnología: Un Invitado de Honor en Nuestra Mesa en Tiempos de Covid-19
Siguiente ¡RENOVAMOS LA CERTIFICACIÓN ISO-27001!
Abrir chat
1
Hola Facele quiero consultar sobre: